¿Qué hacer en el “Mercado” cuando se viven momentos de pánico?

Ayer todas las bolsas sufrieron grandes pérdidas, el rumor de una posible entrada en recesión circula por los medios. Rescates, ajustes, deudas, intervenciones. En definitiva saturación de noticias negativas y distracciones. Todas estas noticias pueden provocar pánico en nuestras decisiones de inversión y el pánico es un mal compañero de viaje para un buen inversor. Hoy revisaremos algunas ideas que nos pueden facilitar la toma de decisiones en estos tiempos difíciles.

 Empezaremos con un ejemplo:

Tras las caídas de ayer nos podemos encontrar en los foros muchas preguntas de inversores particulares. Muchas pueden ser del siguiente tipo:

Pregunta inversor 1:

Compré acciones del Banco Santander a 7,93 euros, ayer cayeron enormemente, no sé que hacer si aguantar o venderlas, estoy desesperado. He oído que pueden seguir cayendo. ¿Qué me recomienda hacer?

Pregunta inversor 2:

Compré ayer acciones del Banco BBVA, ya gano hoy un pequeño porcentaje ¿Qué me recomienda, mantenerlas o que las venda y tome pequeños beneficios?

En primer lugar, la naturaleza humana es así, frente al mismo escenario, dos inversores reaccionan de formas totalmente distintas, uno con pánico y sufrimiento y otro actuando sin estrategia alguna. Vayamos por partes:

Nuestro inversor número 1 muestra desesperación, no lo está pasando bien, su inversión en acciones le genera un estado de desesperación. Probablemente ha invertido un dinero del que necesitaría disponer en breve y al verse obligado a vender va a enfrentarse a unas pérdidas considerables. Quizás ha invertido un gran porcentaje de sus ahorros en un solo título y ahora se arrepiente.

El inversor número 2, en su segundo día de inversión no sabe que hacer. ¿Había establecido alguna estrategia antes de hacer la inversión? Parece ser que no. Lo más grave es que parece que no tiene definido su horizonte de inversión.

En tiempos de inestabilidad financiera y bajadas fuertes de la renta variable es muy difícil no dejarse llevar por la inercia de los mercados bajistas y la saturación de noticias de los medios. Es muy fácil de decir pero muy difícil de hacer, hay que tener sangre fría y centrarse en la estrategia inicial de inversión.

A continuación enunciaré algunos puntos que a mi entender pueden ayudar a tomar decisiones en momentos de pánico en las bolsas:

1. Es fundamental tener predefinida una estrategia: Nivel de riesgo máximo que podemos soportar, horizonte temporal (plazo) de nuestras inversiones y una correcta diversificación. Si hasta la fecha no la hemos tenido, hoy puede ser una ocasión de oro para empezar a hacer las cosas bien.

2. Hay que considerar que el inversor a largo plazo en rara ocasión se debería ver obligado a vender sus acciones precipitadamente.

3 Distinguir entre un mercado bajista y una acción bajista. Si baja todo el mercado, tarde o temprano comenzará una recuperación, pero hay que tener en cuenta que en momentos de innovación hay empresas que cambian de naturaleza y pierden calidad a lo largo de los años, en este caso sí hay que vender sin pensárselo dos veces.

4. En momentos de grandes bajadas es cuando hay que empezar a pensar en invertir de manera gradual e inteligente nuestro patrimonio en renta variable. Tratar de adivinar el momento óptimo es muy difícil, pero hay que estar muy atentos para empezar a construir una cartera de futuro. Si el mercado castigase mucho a las acciones podría ser un momento de oro para aquellos inversores jóvenes que estén pensando en construir una cartera para su jubilación.

5. En general y aunque en algunos momentos cueste mucho: No vender de forma precipitada una acción tras una gran bajada.

6. El mercado bursátil ha fluctuado y lo continuará haciendo es algo con lo que un buen inversor debe convivir. Definir el nivel de exposición al riego es clave para dormir tranquilo.

7. Debemos de ser coherentes con nuestras estrategias de inversión. Aceptar y mantener nuestras decisiones y también saber aceptar nuestros errores, que es muy distinto a dejarnos arrastrar por la masa.

Mucho de los puntos anteriores pueden parecer obvios pero: ¿Por qué no los cumplimos en algunas ocasiones? ¿ A veces pensamos que podemos adivinar el momento justo y óptimo de entrada…? ¿Cuánto cuesta reconocer un error propio y vender un título..?

 Os deseo una buena semana a todos.

Un saludo

David

Esta entrada fue publicada en renta variable y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s