Rentabilidad por dividendo; ¿acciones con o sin dividendos?

En épocas de gran incertidumbre económica como la que actualmente vivimos oímos en numerosas ocasiones frases como: “La rentabilidad por dividendo de la acción X es altísima, un 8 %…” Los beneficios de invertir en renta variable provienen fundamentalmente de la variación del precio de la acción y de la rentabilidad por dividendo. Hoy profundizaremos en esta segunda fuente de rentabilidad.

Comencemos revisando el concepto: La rentabilidad por dividendo representa la rentabilidad (de la cantidad recibida en efectivo) obtenida por el accionista en una año.

Rentabilidad por dividendo = Dividendo por acción en un año/ precio de la acción.

 Por cierto, para cobrar el dividendo, es suficiente tener los títulos el día previo al reparto del mismo.

 Dado que la rentabilidad obtenida por los títulos de renta variable proviene de la variación del precio y de los dividendos, a priori parece que a mayor rentabilidad por dividendo mayor rentabilidad obtendremos. En mi opinión, yo añadiría un matiz: Un dividendo alto distribuido a los accionistas será bueno siempre y cuando esa decisión financiera de la empresa acabe elevando el valor de las acciones y por tanto aumente la riqueza de los accionistas.

Las empresas necesitan dinero para financiar sus proyectos y su actividad y en paralelo es bien valorado por los accionistas el recibir unos dividendos, pero debería de existir un equilibrio entre el dinero reinvertido por la empresa en su negocio y el dinero repartido. En definitiva buscar una buena rentabilidad y generación de valor al accionista manteniendo un nivel de solvencia adecuado.

Hay empresas que reparten dividendos regularmente, otras que lo hacen de forma irregular y otras que no reparten dividendos. A la hora de invertir en una empresa podríamos plantearnos la siguiente pregunta: ¿Me conviene comprar una acción de una empresa que reparta dividendos o de una que no lo haga? La respuesta dependerá en función del tipo de inversor.

1. Inversor conservador dispuesto a aceptar un riesgo moderado.

Para este perfil de inversor, orientado al largo plazo y que al invertir en renta variable quiere minimizar riesgos, la opción sería la de invertir en empresas de gran capitalización, consolidadas y que repartan un dividendo anual constante y con ciertos ajustes que reflejen aumentos de rentabilidad.

Hay que tener en cuenta que repartos de dividendos  arbitrarios, carentes de una política de planificación pueden generar dudas e inestabilidad.

Por el pago de dividendos se reciben rentas periódicas, sujeta a retención fiscal, que bien pueden reinvertirse o ser usadas para cubrir gastos.

2. Inversor dispuesto a asumir mayores riesgos con el deseo de obtener mayores rentabilidades a largo plazo.

 En este caso el inversor puede seleccionar generalmente pequeñas empresas, “small caps” en fase de crecimiento que están arrancando sus negocios y no reparten dividendos puesto que reinvierten el capital en el negocio. Este tipo de empresas tienen mayor riesgo y volatilidad en el precio de sus acciones. A largo plazo pueden ofrecer importantes rentabilidades pero con mayor nivel de riesgo. En este caso la rentabilidad vendrá dada por la variación del precio de los títulos. Al no pagar dividendo no se tendrá que pagar impuestos hasta la venta de los títulos.

Conclusión: En definitiva, en función del perfil de inversor puede ser más conveniente la primera opción, la segunda o una combinación de ambas. La inversión no es una ciencia exacta por lo que cada uno debe de encontrar una estrategia adecuada a su perfil y objetivos de inversión.

En el siguiente link  rentabilidad por dividendos podéis revisar la rentabilidad por dividendo de las acciones del mercado continuo nacional.

¿Cuándo vigiláis vuestras acciones tenéis en cuenta la rentabilidad por dividendo acumulada?

Que paséis una buena semana!

Un saludo

David

Si este post ha sido de tu interés también te podrían interesar los siguientes:

La rentabilidad de los dividendos. Dividendo a cuenta y complementario

Tipos de órdenes de compra-venta de acciones

 

 

Esta entrada fue publicada en renta variable, Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s