De ahorrador a inversor: Una estrategia para el primer paso.

De los diferentes estudios y encuestas realizadas en nuestro país se puede extraer una conclusión: La población española trabaja y ahorra para conseguir tener una casa en propiedad. En aquellos casos en los que después de pagar la cuota de la hipoteca quede un remanente de ahorro, se suele invertir en productos principalmente de perfil conservador. Pero, ¿qué podría hacer aquella persona prudente que está dispuesta a asumir sus primeros riesgos como inversor?

Hoy empezaremos con un ejemplo:

Juan, un joven de 30 años, casado, trabajando en una empresa multinacional. El y su mujer pagan la hipoteca de un apartamento. Después de descontar todos los gastos les queda una partida para imprevistos y ahorro. Por su carácter es una persona muy conservadora, no se siente cómodo asumiendo riesgos en inversiones financieras. Todos sus ahorros los tiene en cuenta corriente o en depósitos.

Nuestro personaje es una persona a la que le gusta planificar su futuro, por este motivo ha empezado a pensar en su jubilación. Por un lado no quiere asumir riesgos pero por otro lado es consciente de que sin asumir riesgo alguno la rentabilidad futura de su ahorro estará muy limitada: ¿Qué puede hacer?

¿Qué le recomendaríamos a Juan?

 Propuesta: Acciones concretas:

1. Elaborar un presupuesto familiar. Conocer la diferencia entre ingresos y gastos.

2. Dejar en cuenta corriente liquidez para imprevistos y gastos extraordinarios.

 3. La reserva de liquidez tiene que estar dimensionada.  Que la reserva de liquidez en cuenta corriente sea la adecuada para que la pareja viva tranquila y sin sustos pero que no esté tampoco sobredimensionanda.

4. Empezando a asumir ciertos riesgos. Estrategia propuesta:

En vez de invertir el excedente en su totalidad en depósitos, dar el primer paso, afrontando ciertos riesgos bien medidos. ¿Por dónde empezar?

  • Invertir un 10 % en activos de renta variable y el 90 % restante en depósitos.
  • Dentro de las opciones de renta variable; Invertir en activos sólidos, grandes empresas con solvencia contrastada y que aseguren el pago de dividendos. Abstenerse de opciones especulativas de gran riesgo. La contratación de un buen fondo de inversión puede ser una buena opción para lograr diversificación.
  • Siempre  y cuando la situación económica lo permita, reinvertir todos los intereses generados por los depósitos y los dividendos recibidos.

 Asumiendo ciertas hipótesis, se podría estimar que a largo plazo esta estrategia podría proporcionar a nuestro protagonista entre el 0,5 % y el 1 % de rentabilidad adicional en referencia a su estrategia original,  asumiendo un riesgo bajo a largo plazo.

Resultados de la estrategia:

Para 10.000 euros en un periodo de 20 años, veamos la diferencia.

  • Estrategia 1. (Depósitos). Rentabilidad  3 %. Cantidad final: 18.061 euros.
  • Estrategia 2. (Combinación: depósitos- renta variable). Rentabilidad 4 %. Cantidad final: 21.911 euros.

Diferencia: Estrategia 2 – estrategia 1 =  3850 euros. (No se ha tenido en cuenta el pago de impuestos para el ejemplo)

La inversión final con la estrategia 2 es un 21 % superior a la cantidad obtenida con la estrategia 1.

El riesgo de esta estrategia , teniendo en cuenta la edad de Juan , está muy acotado, por lo que en mi opinión podría ser un buen comienzo para que se familiarizase con el trato de productos de renta variable. Podemos ver  que con una diferencia de un 1 % de rentabilidad y reinvirtiendo el capital podemos obtener una importante plusvalía al cabo de 20 años.

Hay otras muchas posibilidades para aprender a convivir con riesgos medidos. Hoy os he presentado esta para ilustrar el poder de la capitalización compuesta en largos periodos de tiempo. La inversión no es una ciencia exacta pero el tener un plan de actuación puede ayudar en gran medida.

Que tengáis una buena semana!

Un saludo

David

Esta entrada fue publicada en estrategias de inversion, Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De ahorrador a inversor: Una estrategia para el primer paso.

  1. Jorge dijo:

    Hola,

    Se agradece ver un ejemplo práctico pero para una persona joven un 10 por ciento en acciones no es muy poco??

    Saludos

    • Buenas tardes,

      Para una persona joven de 30 años sí puede parecer que el porcentaje del 10 % de renta variable en su estrategia de inversión sea muy conservador, pero en el ejemplo de hoy estamos tratando de un perfil de ahorrador muy conservador que previamente no ha invertido nunca en renta variable. Para el caso de dar el primer paso, en mi opinión, es conveniente que pase gradualmente a asumir riesgos y una vez que se vaya sintiendo cómodo y vea los resultados vaya ampliando la exposición a activos de renta variable.

      En definitiva, el grado de exposición a renta variable dependerá de varios factores pero fundamentalmente de la edad, horizonte temporal de la inversión y perfil de riesgo del inversor.

      Gracias por tu comentario y un saludo.

      David

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s