Pronósticos y previsiones.


Al leer la prensa económica muy frecuentemente nos encontramos con previsiones de analistas y precios objetivos de acciones. Los seguidores del análisis técnico suelen basar el precio objetivo en  algunos condicionantes previos en el precio, ruptura de soportes, resistencias, etc. Los analistas fundamentales asignan precios objetivo a más largo plazo estudiando en detalle los posibles beneficios futuros de la empresa. Y alguna vez os habréis preguntado ¿Suelen acertar con regularidad y de forma consistente?

Las empresas de inversión tienen especialistas muy bien formados y con una amplia experiencia pero aún para ellos el pronosticar de forma certera los precios futuros de las acciones es una tarea como poco muy compleja.

Es verdad que hoy en día las nuevas tecnologías ponen al servicio de los inversores multitud de información y esto que en principio es bueno, en mi modesta opinión, puede llegar a ser malo si no se filtra correctamente. Al existir tal cantidad de material a procesar: ¿Cómo distinguir el grano de la paja?

Los analistas tratan de anticipar en la medida de lo posible tendencias y para ello analizan en detalle mucha información financiera. Al realizar estos análisis se encuentran entre otras con las siguientes dificultades:

  • Al hacer previsiones, hay que realizar ciertas hipótesis de trabajo y diferencias relativamente pequeñas en las hipótesis pueden llevar a previsiones  diferentes.

 

  • ¿Toda la información es verdadera? Como en una partida de mus, ¿no puede haber algún farol en los datos financieros?

 

  • ¿Toda la información está disponible al mismo tiempo para todos los inversores?

 

  • Las experiencias previas, antiguos éxitos o fracasos  pueden condicionar la correcta interpretación de los datos. ¿ Pensáis que si damos a corregir un examen a 10 profesores diferentes en un colegio todos pondrían la misma nota?

Los anteriores puntos citados y otros muchos hacen que el tratar de anticipar una tendencia sea una tarea complicada. Es verdad que cuanto menos se deje al azar mayores serán las probabilidades de acierto pero dada la gran cantidad de variables que se mueven diariamente siempre quedará una componente aleatoria.

Acabaremos con dos ejemplos de pronósticos de plena actualidad.

1. Crudo.

Hoy una conocida firma de inversión americana ha pronosticado que el precio del crudo va a descender  hasta niveles aproximados de 105 dólares barril en el corto plazo.  ¿Se cumplirá o no se cumplirá el pronóstico?

2. Dólar.

El Fondo Monetario Internacional ha indicado que el nivel de deuda de los Estados Unidos es preocupante. El tipo de cambio euro-dólar ha sobrepasado los 1,45. Algunos analistas técnicos indican que en esta cifra hay una fuerte resistencia y que no superará los 1,45 en el corto plazo. ¿Se frenará aquí o seguirá devaluándose el dólar frente al euro?

A mi entender, el futuro de una u otra manera siempre nos sorprenderá, pero si alguna vez se muestra generoso y nos da una pista atentos deberíamos de estar y agradecidos nos tendríamos que mostrar.

¿Alguna vez os anticipó una pista?

Buena semana a todos!

David

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s