Para gastos imprevistos: Nuestra reserva.

Mensualmente llegan los recibos a nuestra cuenta y vamos pagando: Hipoteca, luz, agua, teléfono, etc. Por un lado tenemos que atender a nuestros gastos mensuales y si nuestra situación lo permite ahorrar  para nuestros objetivos de corto y largo plazo. Pero además de esto, aparecen imprevistos: llevar el coche al taller, ir al dentista, gafas rotas. Entendamos el papel fundamental que juega el fondo de reserva en nuestra estrategia.

Si no tuviésemos un dinero para atender imprevistos tendríamos que deshacer posiciones de nuestra estrategia ahorradora, con el coste asociado,  hablaremos de él en futuros post. Probablemente pasaríamos un mal rato y además nos alejaría de nuestros objetivos de ahorro de largo plazo. Otra alternativa es la de pedir un préstamo a nuestra entidad financiera. El pedir un préstamo en los tiempos que corren de forma precipitada no es nada fácil y lleva asociados unos costes que más tarde tendremos que devolver, pago de intereses.

En nuestra estrategia global podríamos distinguir cuatro partidas presupuestarias básicas.

  • Partida para gastos corrientes.
  • Fondo para imprevistos, reserva.
  • Aportación para nuestros objetivos a corto plazo.
  • Cantidad para los objetivos a largo plazo.

 Al fijarnos objetivos, tenemos que pensar en metas que nos ilusionen y nos lleven a ahorrar, pero también deberíamos de ser razonables y no ponernos metas inalcanzables que nos conduzcan al abandono. Pensemos que esto es como una carrera de fondo, lo importante es la constancia.

Y ahora la pregunta: ¿Cuánto hay que tener en la reserva? Y la respuesta no es cerrada… Dependerá de varios factores que hay que analizar.

  • Nivel de ingresos y situación financiera.
  • Préstamos pendientes de pago.
  • “Tren de vida”, gastos.
  • Situación personal: Soltero, casado, con hijos, sin hijos.
  • Persona sana o con alguna enfermedad crónica.

En función de estos factores podríamos hablar de entre 2 a 6 meses de gastos corrientes. En este factor vuestra experiencia os ayudará a establecer un valor adecuado para vuestro caso. Y este fondo es sólo para imprevistos, no deberíamos usarlo para otros fines…

Importante y a tener en cuenta: Este fondo de reservas tiene que ser un dinero de disponibilidad inmediata, para que esté disponible justo cuando aparezca el imprevisto. Si además de esto,  podemos obtener en algún tipo de cuenta remunerada alguna rentabilidad adicional: mucho mejor.

¡Buen jueves a todos!

David

Esta entrada fue publicada en Introducción al ahorro. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Para gastos imprevistos: Nuestra reserva.

  1. Son muy interesantes las claves que das para tener este tipo de reservas. Las tendré en cuenta para ir ahorrando para imprevistos. Gracias por públicar, es un blog muy bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s